Crónica de un despojo a mano armada

Martes 13 de octubre de 2015

La mamá de mi nieta tenía un turno al médico y me pidió que la recibiera a su vuelta del colegio tipo 13.45 hs. Como tenía planeado volver a mi casa con ella, decidí no bajarme del auto para, rápidamente, subirla al mío y seguir viaje. Reconozco que fui muy poco precavida, trabé las puertas, abrí 10 cm el vidrio y me puse a hacer sudokus. Estaba estacionada casi pegada a un auto que tenía adelante porque detrás había un garage.

De la nada aparecen dos jóvenes cuyo aspecto respondía a la imagen que uno tiene de los asaltantes: morochos, bajos, flacos, vestidos con jogging y campera negra, con la capucha subida sobre una gorra con visera.Veo además el arma. Intento arrancar y el trabajador del delito me apunta y me grita: NO TE MUEVAS!!! apago el motor y por los 10 cm de abertura tres brazos con sus correspondientes manos intentan quitarme la llave y abrir la puerta trabada (por suerte la pistola la tenía afuera). Les pedí que se calmaran que ya abría yo. Destrabé, me arrebataron las llaves y salí. El que no estaba armado me hizo un gesto que no recuerdo, pero que me impulsó a sacar el dinero que tenía en los bolsillos. Subieron y se fueron con mi auto, las llaves de mi casa, lentes de sol recetados, celular, bolso con el equipo de natación: malla, toalla, ojotas, gorra, antiparras. Mi cartera prácticamente vacía porque no llevaba ni tarjetas de crédito, ni documentos (salvo el carnet de conducir).

De pronto me vi en la calle, sin dinero, sin llaves para volver a mi casa, sin auto….Empecé a tocar los porteros del housing y me abrieron 2 personas que me dejaron entrar. Una llamó a la policía y la otra me prestó un celular con el que llamé al teléfono fijo de casa de mi hermana Adriana, único que podía recordar en ese momento. Mi cuñado y sobrina salieron al rescate inmediatamente. Entretanto llegó Chiara y le expliqué lo que había pasado. Allí se puso a dibujar, parecía no tan afectada por la situación, pero después en el auto me dijo que tenía miedo, que ya habían entrado tres veces al housing en los últimos 3 meses, y siempre al primer depto, el que da a la calle. Era del el muchacho que había llamado a la policía y que yo no sabía porqué estaba tan afectado: el primer robo fue a la semana de mudarse allí.

Cambiamos cerradura de mi casa, del housing, del depto de Sofi. Desconecté el portón eléctrico de mi casa porque tienen el comando.

Fui a la seccional 14 bis, de Argüello a hacer la denuncia. Estuve dos horas. Me encontré con gente asaltada en su casa, gente a la que le llevaron el auto de la puerta de su casa, gente con casa usurpada. Me apenó una nena de 4 años que le preguntó a su mamá si ahí con la policía estaban seguras o podían entrar ladrones….

Del auto ni noticias, claro que se entiende, cuando leo el parte policial veo que la descripción del auto decía gris claro y yo dije gris oscuro….

En fin mañana será otro día, mi primer día como peatona después de 36 años de propietaria de un vehículo.

Anuncios
Crónica de un despojo a mano armada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s