Mi cuarto día como peatona (con un análisis que me deja un sabor amargo)

Sábado 17 de octubre de 2015, 4° día como peatona

Hola Todos!

Hoy está todo en orden, a la tarde voy a la feria de ciencias de Chiara con su padre así que no necesito del servicio público de transporte, por suerte. Aunque le estoy tomando el gusto al eficiente servicio que nos presta la Municipalidad, el colegio de Chiara queda a 8 cuadras de Martinoli y a dos de Ricardo Rojas (donde me dejaría el colectivo) en una zona que no es de las mejores para transitar a pie. Todavía no compré el espejito retrovisor y temo por mi retaguardia (no piensen mal, cabrones, mi retaguardia es mi espalda).

Analizando mi situación me doy cuenta de que soy lo que un kirschnerista definiría como muy “cacerola”. Pero a todos mis lectores adherentes al FPV les digo que no me ha movido a escribir esto la pérdida económica, sino la violencia con que fue llevado a cabo el hecho. Al esquilmado hormiga que perpetra el gobierno a diario me he acostumbrado, como el sapo que es cocinado a patir de agua fría y no se da cuenta que está siendo cocido hasta que es muy tarde para saltar…. De todas formas el castigo de sufrir esas pérdidas, sumado a ver el deterioro de la educación (aunque el presupuesto sea el mayor desde hace décadas, es evidente que esos fondos son desviados hacia otros fines o bolsillos), el deterioro de los hospitales, el deterioro de la LENGUA, base de lo que nos hace humanos, bueno, todo eso como fondo amargo, más un hecho delictivo, pum! último estertor del sapo que quiere salir de la cacerola. Eso soy: un sapo en la cacerola caliente dando sus últimos chillidos antes de morir.

Los bajones anímicos son naturales, tampoco es que he perdido el (fatal?) optimismo que me embarga, pero parte de la catarsis es también exponer lo que uno de verdad piensa y siente, aunque no sea tan divertido.

El tema de la legua es sutil pero fundamental. No soy lingüista ni filóloga ¡solo soy apenas una pastelera!! Con esto quiero decir que hay algo tan evidente en el deterioro del habla que cualquiera que quiera verlo, lo verá. Hace un tiempo vi un reportaje callejero de 1994, aproximadamente, en la época en que el nefasto ex presidente Menem indultó tanto a los militares responsables de delitos de lesa humanidad como a responsables de las guerrillas que tuvieron lugar antes del golpe. El movilero preguntaba a personas de diferentes edades, sexo, condición social, qué pensaban de esto. Yo quedé totamente fascinada, no por lo que opinaban, sino por lo bien que se expresaban. La dicción compresible y el discurso coherente. Hoy, un reportaje de las mismas características debería llevar subtítulos. Llevamos más de 25 años de deterioro contínuo en el nivel del habla y, si nada cambia terminaremos gruñendo, con lo que todo eso implica…..

Anuncios
Mi cuarto día como peatona (con un análisis que me deja un sabor amargo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s