Mi segundo día como peatona y la emoción de una visita inesperada

Jueves 15 de octubre de 2015, 2° día como peatona

Hoy tuve que hacer una ampliación de denuncia porque me faltaron algunas cosas para declarar (por ejemplo el celular!). Me buscó Cuqui y me esperó. Menos gente que el martes en la seccional, ya que ese día se reportaron muchos delitos ocurridos en el fin de semana largo. Lo de hoy era simplemente una mochila en la Martinoli y una camioneta estacionada en la misma avenida.

Todavía no compré la malla, antiparras y gorra de baño para ir a nadar, estoy esperando a mañana que habrá Ahora 12 en algunos comercios. Es que el costo de reponer hasta pequeñas cosas es terrible. Ni hablar de los anteojos de sol recetados, que por la corrección que tienen son carísimos (5.000 aprox, con un marco medio, los cristales son lo más caro). Por ahora a fruncir el ceño cuando el sol me encandile; aunque eso avejente no hay problema porque se compensa con la felicidad de tomar bondi…

Tenía que ir al super y claro, fui a pie a Disco (caro) y traje lo mínimo indispensable para no cargar tanto peso. Una maravilla caminar por Núñez oliendo el perfume de la primavera, que mezclado con el smog, hacen un cócktail alucinante (literalmente).

¿Cómo estoy durmiendo? Excelente!!!! Con la alarma conectada, el portón desconectado para impedir el uso del control, las 2 puertas dobles con llave y pasador, Nala adentro y ¼ de clonagin tengo 6 horas de sueño garantizadas!

Hoy vino a darme el pésame Paty, charlamos un rato…¡qué lindo recibir visitas inesperadas! Antes, cuando tenía celular, todos me avisaban antes de venir, un aburrimiento total. Ahora todo es emoción! ¿quién será? ¿quién llama a mi puerta? ¿Amigo o enemigo? Repórtese! Ahora me doy cuenta de lo poco emocionante y rutinaria era mi vida antes del martes 13 de octubre a las 13.40 hs! Quedará como hito en mi historia personal el momento en que esos dos jóvenes audaces, con gran rapidez y eficiencia, me liberaron de las ataduras que nos proporciona el consumo de artículos inútiles, fraguados por el capitalismo más acérrimo. Ahhh, me siento libre de esa tiranía. Si, ya sé, libre para transitar tranquila no, pero bueno, eso es un tema en el que ahora no quiero ahondar, estoy siendo positiva, con fé, con esperanza…(de dónde me suena eso?)

Mi segundo día como peatona y la emoción de una visita inesperada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s