Día de la Madre!

Domingo 18 de octubre de 2015, 5° día como peatona

¡Feliz día a todas las Madres! A las que tienen auto, moto, bicicleta, monopatín o utilizan transporte urbano. Yo hoy me sentí reina: tuve auto con chofer! Nada más lindo que te lleven y te traigan; uno va feliz contemplando el paisaje urbano, cero stress! Mi chofer fue Andrés ya que Franco está convencido de que tener un auto es una necesidad sólo en países subdesarrollados donde el transporte urbano es ineficiente, lo que no es nuestro caso, como pude comprobar durante los viajes que realicé la semana pasada.

Nos juntamos la tribu completa alrededor de la reina madre, no faltó nadie. Momento ideal para la foto anual de la familia, el asado impecable de mi hermano y toda la buena onda que sobrevuela su casa cuando estamos todos juntos (al menos hasta el momento en que se habló de política, pucha).

Feliz día madre!
Feliz día madre!

Recibí como regalo “Una mariposa en la máquina de escribir” de Cory Maclauchlin, y es una biografía sobre la vida trágica de John Kennedy Toole, el autor de “La conjura de los necios”, casi su única y maravillosa obra, una de mis preferidas. El se suicidó a los 31 años, después de intentar vanamente la publicación de esta obra, en 1969. Doce años después, y gracias al tesón de su madre la obra es publicada y obtiene el premio Pulitzer en 1981.

Lo más conmovedor del día de la madre no sucedió hoy sino ayer, cuando Andy saludó a Sofía después de la feria de ciencias en el cole de Chiara, y abrazándola le dijo “Gracias”. A veces el “feliz día” de tan repetido, pierde el significado.

Día de la Madre!

Mi cuarto día como peatona (con un análisis que me deja un sabor amargo)

Sábado 17 de octubre de 2015, 4° día como peatona

Hola Todos!

Hoy está todo en orden, a la tarde voy a la feria de ciencias de Chiara con su padre así que no necesito del servicio público de transporte, por suerte. Aunque le estoy tomando el gusto al eficiente servicio que nos presta la Municipalidad, el colegio de Chiara queda a 8 cuadras de Martinoli y a dos de Ricardo Rojas (donde me dejaría el colectivo) en una zona que no es de las mejores para transitar a pie. Todavía no compré el espejito retrovisor y temo por mi retaguardia (no piensen mal, cabrones, mi retaguardia es mi espalda).

Analizando mi situación me doy cuenta de que soy lo que un kirschnerista definiría como muy “cacerola”. Pero a todos mis lectores adherentes al FPV les digo que no me ha movido a escribir esto la pérdida económica, sino la violencia con que fue llevado a cabo el hecho. Al esquilmado hormiga que perpetra el gobierno a diario me he acostumbrado, como el sapo que es cocinado a patir de agua fría y no se da cuenta que está siendo cocido hasta que es muy tarde para saltar…. De todas formas el castigo de sufrir esas pérdidas, sumado a ver el deterioro de la educación (aunque el presupuesto sea el mayor desde hace décadas, es evidente que esos fondos son desviados hacia otros fines o bolsillos), el deterioro de los hospitales, el deterioro de la LENGUA, base de lo que nos hace humanos, bueno, todo eso como fondo amargo, más un hecho delictivo, pum! último estertor del sapo que quiere salir de la cacerola. Eso soy: un sapo en la cacerola caliente dando sus últimos chillidos antes de morir.

Los bajones anímicos son naturales, tampoco es que he perdido el (fatal?) optimismo que me embarga, pero parte de la catarsis es también exponer lo que uno de verdad piensa y siente, aunque no sea tan divertido.

El tema de la legua es sutil pero fundamental. No soy lingüista ni filóloga ¡solo soy apenas una pastelera!! Con esto quiero decir que hay algo tan evidente en el deterioro del habla que cualquiera que quiera verlo, lo verá. Hace un tiempo vi un reportaje callejero de 1994, aproximadamente, en la época en que el nefasto ex presidente Menem indultó tanto a los militares responsables de delitos de lesa humanidad como a responsables de las guerrillas que tuvieron lugar antes del golpe. El movilero preguntaba a personas de diferentes edades, sexo, condición social, qué pensaban de esto. Yo quedé totamente fascinada, no por lo que opinaban, sino por lo bien que se expresaban. La dicción compresible y el discurso coherente. Hoy, un reportaje de las mismas características debería llevar subtítulos. Llevamos más de 25 años de deterioro contínuo en el nivel del habla y, si nada cambia terminaremos gruñendo, con lo que todo eso implica…..

Mi cuarto día como peatona (con un análisis que me deja un sabor amargo)

Mi tercer día como peatona, día de la independencia!

Después de una noche de sueño reparador, desperté plena de energía y dispuesta a enfrentar mi tercer día como peatona. Tenía que ir al centro a comprar mi equipo de natación y decidí que encontraría mejor precio allí que en un shoping. Me dirigí a la parada que está(ba) frente a Humana, pero veo que no está más. Le pregunté al policía que estaba junto al quiosco de revistas charlando animadamente con un amigo, si la parada se había trasladado de lugar. Con sorma me respondió: “hace dos años que la parada está en la cuadra que sigue”. Con una sonrisa me disculpé por mi ignoráncia, y le dije que sólo han pasado tres días desde que me robaron el auto, como justificativo. En ese momento desvió su mirada y plegó sus labios con fuerza….

Caminé la cuadra, vi la parada de techo vidriado y me senté a esperar. Aprovechando el momento le pedí a una señora que me tomara la fotografía que ilustra este comentario. Para que no pensara que estaba chapita le expliqué los motivos por el que me tomaba la foto, lo que desencadenó en la mujer una irrefrenable catarata verbal referida a episodios de inseguridad que había padecido (y padece en su barrio, Iponá). Después de oírla me dije: Susy: estás en la gloria.

Llegó el colectivo 11, validé mi trayecto con más pericia que ayer y no estuve parada ni 30 segundos que una chica, viendo mi senil aspecto, me ofreció su asiento, algo que agradecí inmensamente. Saqué los lentes de cerca y me dispuse a leer “La conjura de los necios” que en realidad es como la 4° vez que leo, pero tiene tanta tela para cortar que siempre encuentro algo nuevo, además de divertirme muchísimo. Tras media hora exacta me bajé en Gral Paz casi Colón.

Fui a Chitas y me compré malla, gorra y antiparras a sólo $887,00 con el plan Ahora 12 ¡gracias al gobierno de Cristina Fernández puedo hacerlo! Es una mujer de tan preclara inteligencia que, conociendo los efectos no deseados de sus políticas sociales, ha dispuesto una manera efectiva y ágil de poder acceder a lo perdido. Chapeau!

Luego almorcé con Cuqui, Andrés y Franco. Qué alegría! Uds. pensarán: ¿y porqué no hacías esto antes? ¡¡¡¡Por culpa del auto!!!! Me enfermaba el hecho de tener que luchar con el tránsito para llegar al centro; en cambio ahora, gracias a esos caballeros que me lo sustrajeron, que en realidad me liberaron, he descubierto las bondades del transporte público de pasajeros. Quisiera encontralos para agradecerles en persona, como se merecen.

Cuando se hizo la hora de volver fui a la misma parada que ayer, pero cometí un error: tomé el 14 que me dejó en Av. La Cordillera casi Martel. No es porque haya que caminar 7 cuadras, sino porque realmente caminar en el sentido del tránsito no es recomendable para nadie y menos para alguien recientemente asaltado. Me explico: yo me hago la superada, pero noté que un pequeño tic ha aparecido: el de girarme hacia atrás a ver si alguien me sigue. Si bien es muy positivo para mis vértebras cervicales el giro hacia izquierda y derecha, me sentía un poco como Linda Blair en el exorcista. Pero todo tiene solución: me compraré un espejo retrovisor al que insertaré en un palito selfie y lo sostendré en alto para una mejor visión de la retaguardia. También un periscopio sería una gran alternativa.

Ahora a la tarde tengo el cumple de Laura y Gaby y María Elena es tan buena onda que dará una vuelta olímpica por el Château para buscarme, esas son amigas!

Un abrazo a todos

Mi tercer día como peatona, día de la independencia!

Mi segundo día como peatona y la emoción de una visita inesperada

Jueves 15 de octubre de 2015, 2° día como peatona

Hoy tuve que hacer una ampliación de denuncia porque me faltaron algunas cosas para declarar (por ejemplo el celular!). Me buscó Cuqui y me esperó. Menos gente que el martes en la seccional, ya que ese día se reportaron muchos delitos ocurridos en el fin de semana largo. Lo de hoy era simplemente una mochila en la Martinoli y una camioneta estacionada en la misma avenida.

Todavía no compré la malla, antiparras y gorra de baño para ir a nadar, estoy esperando a mañana que habrá Ahora 12 en algunos comercios. Es que el costo de reponer hasta pequeñas cosas es terrible. Ni hablar de los anteojos de sol recetados, que por la corrección que tienen son carísimos (5.000 aprox, con un marco medio, los cristales son lo más caro). Por ahora a fruncir el ceño cuando el sol me encandile; aunque eso avejente no hay problema porque se compensa con la felicidad de tomar bondi…

Tenía que ir al super y claro, fui a pie a Disco (caro) y traje lo mínimo indispensable para no cargar tanto peso. Una maravilla caminar por Núñez oliendo el perfume de la primavera, que mezclado con el smog, hacen un cócktail alucinante (literalmente).

¿Cómo estoy durmiendo? Excelente!!!! Con la alarma conectada, el portón desconectado para impedir el uso del control, las 2 puertas dobles con llave y pasador, Nala adentro y ¼ de clonagin tengo 6 horas de sueño garantizadas!

Hoy vino a darme el pésame Paty, charlamos un rato…¡qué lindo recibir visitas inesperadas! Antes, cuando tenía celular, todos me avisaban antes de venir, un aburrimiento total. Ahora todo es emoción! ¿quién será? ¿quién llama a mi puerta? ¿Amigo o enemigo? Repórtese! Ahora me doy cuenta de lo poco emocionante y rutinaria era mi vida antes del martes 13 de octubre a las 13.40 hs! Quedará como hito en mi historia personal el momento en que esos dos jóvenes audaces, con gran rapidez y eficiencia, me liberaron de las ataduras que nos proporciona el consumo de artículos inútiles, fraguados por el capitalismo más acérrimo. Ahhh, me siento libre de esa tiranía. Si, ya sé, libre para transitar tranquila no, pero bueno, eso es un tema en el que ahora no quiero ahondar, estoy siendo positiva, con fé, con esperanza…(de dónde me suena eso?)

Mi segundo día como peatona y la emoción de una visita inesperada

Mi primer día como peatona ¡qué alegría!

Miércoles 14 de octubre de 2015

He aquí que mi primer día como peatona ha llegado. Tengo que ir Nueva Córdoba a hacer la denuncia en Nación seguros. Me voy con Andrés al centro en su auto y Franco me acompaña al seguro. Hacemos la denuncia por escrito y además una exposición oral por teléfono¿?. Cuando terminamos, con paso firme y decidido me dirijo hacia la Plaza San Martín a comprar una tarjeta para transporte urbano, con una buena carga. Como no veo las casillas de venta voy hacia la Dirección de Turismo que está en el Cabildo a preguntar, cual turista, dónde venden dichas tarjetas. La respuesta es increíble – “No tengo ni idea, creo,”creo”, repite con énfasis, que puede haber en aquella casilla que se ve en la esquina del Banco Nación”¿si yo hubiera formulado la pregunta en inglés, francés o italiano me habrían respondido mejor? Arrancar con “no tengo ni idea”….dónde forman a esta gente Dios mío!!!??? Voy hacia la casilla y un cartel que ponía “fui al baño” me recibió. Debí haber sacado foto, pero oh! no tengo celular, qué pena.

Interrumpo la importante labor de un zorro gris, quien se encontraba labrando un acta de mal estacionamiento sobre 27 de abril, y le pregunto por las casillas de red bus. Me indica una, le agradezco el dato, pero no le digo el pensamiento positivo que su presencia me sugiere: Nunca más una multa por mal estacionamiento!!! cuánta felicidad!

Compro la tarjeta con una carga para 15 viajes (previendo la velocidad y eficiencia con la que se mueve la policía compré bastante) Muy feliz me acerco a una de las paradas posibles, pero oh my God! tuve que correr porque ya llegaba el bus línea 10. Esto le hace muy bien a mi maravilloso cuerpo tallado a mano por un no vidente (frase de Silvita V, que he adoptado). Es así: viajar en bondi rejuvenece! No sólo por correr, subir, transpirar (igual que en el gym) sino porque una oleada de recuerdos juveniles llena mi mente: debo haber subido hace 30 años por última vez a un colectivo para hacer el trayecto centro-cerro y de golpe recuerdo muchos viajes en la vieja línea G.

Mi primer día como peatona ¡qué alegría!

Crónica de un despojo a mano armada

Martes 13 de octubre de 2015

La mamá de mi nieta tenía un turno al médico y me pidió que la recibiera a su vuelta del colegio tipo 13.45 hs. Como tenía planeado volver a mi casa con ella, decidí no bajarme del auto para, rápidamente, subirla al mío y seguir viaje. Reconozco que fui muy poco precavida, trabé las puertas, abrí 10 cm el vidrio y me puse a hacer sudokus. Estaba estacionada casi pegada a un auto que tenía adelante porque detrás había un garage.

De la nada aparecen dos jóvenes cuyo aspecto respondía a la imagen que uno tiene de los asaltantes: morochos, bajos, flacos, vestidos con jogging y campera negra, con la capucha subida sobre una gorra con visera.Veo además el arma. Intento arrancar y el trabajador del delito me apunta y me grita: NO TE MUEVAS!!! apago el motor y por los 10 cm de abertura tres brazos con sus correspondientes manos intentan quitarme la llave y abrir la puerta trabada (por suerte la pistola la tenía afuera). Les pedí que se calmaran que ya abría yo. Destrabé, me arrebataron las llaves y salí. El que no estaba armado me hizo un gesto que no recuerdo, pero que me impulsó a sacar el dinero que tenía en los bolsillos. Subieron y se fueron con mi auto, las llaves de mi casa, lentes de sol recetados, celular, bolso con el equipo de natación: malla, toalla, ojotas, gorra, antiparras. Mi cartera prácticamente vacía porque no llevaba ni tarjetas de crédito, ni documentos (salvo el carnet de conducir).

De pronto me vi en la calle, sin dinero, sin llaves para volver a mi casa, sin auto….Empecé a tocar los porteros del housing y me abrieron 2 personas que me dejaron entrar. Una llamó a la policía y la otra me prestó un celular con el que llamé al teléfono fijo de casa de mi hermana Adriana, único que podía recordar en ese momento. Mi cuñado y sobrina salieron al rescate inmediatamente. Entretanto llegó Chiara y le expliqué lo que había pasado. Allí se puso a dibujar, parecía no tan afectada por la situación, pero después en el auto me dijo que tenía miedo, que ya habían entrado tres veces al housing en los últimos 3 meses, y siempre al primer depto, el que da a la calle. Era del el muchacho que había llamado a la policía y que yo no sabía porqué estaba tan afectado: el primer robo fue a la semana de mudarse allí.

Cambiamos cerradura de mi casa, del housing, del depto de Sofi. Desconecté el portón eléctrico de mi casa porque tienen el comando.

Fui a la seccional 14 bis, de Argüello a hacer la denuncia. Estuve dos horas. Me encontré con gente asaltada en su casa, gente a la que le llevaron el auto de la puerta de su casa, gente con casa usurpada. Me apenó una nena de 4 años que le preguntó a su mamá si ahí con la policía estaban seguras o podían entrar ladrones….

Del auto ni noticias, claro que se entiende, cuando leo el parte policial veo que la descripción del auto decía gris claro y yo dije gris oscuro….

En fin mañana será otro día, mi primer día como peatona después de 36 años de propietaria de un vehículo.

Crónica de un despojo a mano armada